Al parecer comienzan los primeros problemas serios con los nuevos iPhone 3G. Al parecer el «plastico-metalico» trasero no es tan bueno y duro como parece y se están empezando a resquebrajar, posiblemente, por el calor de la unidad.

Estas fracturas se notan más en los iPhone blancos (por ser blancos) que en los negros.

Esperemos que Apple tome cartas en el asunto rápido.

Vía: Engadget