Pink guru
Creative Commons License photo credit: symmetry_mind

Llevo bastantes días pensando y dilucidando si por fin sacar toda la bilis que se concentra en mi interior sobre tanto vastago inteligente que pulula por el mundo. Y es que el saber no ocupa lugar y más cuando se absorbe y se repite, sin pensar, saber o simplemente comprobar por uno mismo con una mente clara y sobre todo abierta los problemas que existen en estos mundo de dios sin par.

Y es que, tras haber escuchado hoy el último (bueno, no tan último) programa de Territorimac no pude más que desgarrarme las vestiduras según caminaba hacia el currele.

Y es que vuelven a sacar las mismas tonterias de siempre, de el primer listo que la lanzo acerca sobre verdades y mentiras de nuevos/viejos equipos.

En una parte del programa, un experto habla acerca de los nuevos equipos, respondiendo las tipiquisimas preguntas acerca de las mismisimas tonterías, que no se a vosotros, pero a mi ya no es que me aburran, sino que me deprimen ya. Los «usuarios» ni miran ni ven ni comparan ni saben. Las nuevas olas de «mejor que me lo den hecho», «enterarme y saber por mi mismo cuesta», «el trabajo mata» o «porque voy a molestarme, si alguien me lo va a contar» son estupendas… aunque tienen un gravísimo problema, que… a lo mejor a quien preguntas o no tiene ni p*ta idea, o ni a investigado y ni tiene razón propia, o simplemente lo ha leído por ahí y lo ha dado un hecho consumado.

La primera pregunta que me ha repateado el hígado es la de siempre: ¿Como hago que dure más la batería?. La verdad es que no se si la gente no tiene sentido común, o se le ha dejado en la cama cuando se levanta. La verdad es que es muy sencillo, si quieres gastar menos en una casa, ¿que haces?, apagas cosas. Preguntas tontas, respuestas sencillas. No creo que para esto haya que hacer un análisis de la situación financiera de la Luna o de las nano partículas existentes en la ferrita tóxica de un satélite enano. Lo que significa que la persona que ha realizado la pregunta ni siquiera se ha molestado en pensarla un poquito.

Otra de las preguntas/respuestas que ya me repatea ciertas partes intimas que se usan para la reproducción es la que se lleva realizando desde la puesta en marcha de las pantallas glossy o brillantes. Algún día, con mas calma que paciencia, deberé investigar quien ha sido el anormal listillo que algún día coloco en algún foro (gran sitio de información para ignorantes, actualmente) que las pantallas con brillo son horribles para los diseñadores.

Realmente, a un diseñador le da igual que la pantalla tenga brillo, sea mate, de cristal o realizada con anchoas. A un diseñador lo que realmente le importa (si es bueno y sabe cual es su trabajo) es que este bien calibrada para el producto y la maquina que vaya a usar. Sí, sí, el mismo sesudo nos habla sobre la importancia y dificultad de calibrar una pantalla, pero creo que no tiene ni idea de el porque y para que se calibra.

El calibrado no se hace y funciona para todo, el calibrado de una pantalla se realiza para algo especifico y para un resultado especifico y solo para ese. Más sencillo. Si trabajáis en prensa, tendréis calibrados los monitores para la maquina con la que imprimiréis «los folletos» o lo que hagáis. Para que el Pantone C322 sea el Pantone C322 que esa maquina saca y punto pelota. Si cambias de maquina o de producto, la calibración no vale absolutamente nada y hay que recalibrar el monitor para el nuevo tipo de producto y maquina. Quien no sepa esto (cosa muy normal, ya que calibrar suena bonito, y sobre todo si esta escrito en un foro) mejor que no opine.

De ahí a que la pantalla muestre los negros mas negros por el brillo o los blancos deslumbren nos la sopla porque cuando la calibremos, el negro será negro y el blanco será blanco para lo que tenga que ser. Y por eso se calibra, y nos dará igual glossy, mate o con gilibertos. Lo importante es que la pantalla aguante esa calibración más tiempo y no se desgaste «algo» (lease tubo, lease florescente, lease LED que mande al cuerno esa calibración).

Por eso, una pantalla glossy o brillante le vale tanto igual a un diseñador como a un gamer como a una persona que la utilice para ver porno.

El problema de estos dos ejemplos es que el mundo esta lleno de listillos (seguramente yo seré uno de ellos, lo reconozco) que basan sus opiniones sesudas y científicas en las opiniones de otro que las ha basado en sesudas y científicas de otra persona que, quizás no tenga ni puñetera idea, se lo ha inventado o se basa en cuestiones personales.

Este hecho, es una lacra en los blogs y fuentes de tecnología referentes para todos nosotros. ¿Por qué?, obvio, nadie sabe de quien estamos cogiendo la referencia, si sabe o no sabe, si se lo esta inventando porque tenia que acabar el articulo o lo ha hecho con un pie para arriba para ser el primero en «publicarlo en la blogosfera» y, que nunca dará marcha atrás reconociendo que se equivoco o que no sabia de que narices estaba hablando.

Eso, unido a los NO radicales que basan sus ideas en cualquiera que les apoye en su causa (NO a las glossy, no al tren de alta velocidad, no a la exclusión de puertos firewire) son los peores males que tiene la opinión publica. Estas personas (los famosos NO) se basan en la libertad de expresión, pero con su NO como norma. Cualquier cosa, cambio, hecho, realidad tiene una respuesta NO incluida por ellos, sin razones, sin hechos, sin saber.

NO a quitar el firewire. Por dios, ¿cuantos de vosotros con un portátil usáis el puerto firewire?, y de ser así, ¿en cuantas ocasiones?, ¿2 veces en la vida útil del equipo?, ¿3?. Pues si lo eliminan, no pasa nada, en absoluto, no hay porque lanzar el grito al cielo y sacrificar una vaca a un dios extraño. Se quejan sin razón y sin saber solo porque una persona ha dicho NO y han aprovechado su tirón para no ser los únicos en el mundo en decir NO.

Repito, antes de opinar, enterarse. La opinión ha de ser propia, no del vecino, la opinión ha de ser veraz, no inventada.