Quejas quejas y más quejas… con mucha razón. Apple se esta convirtiendo en un pequeño monstruo cerrada (más aun) a la cual has de ir siempre. Algo similar como o vas al taller oficial que te vendio el coche para todo o nadie sabrá arreglar tu coche.

De todos es sabido el nuevo SMART, el cable de acceso directo al estado del disco duro que, dependiendo de cada marca es de una forma u otra, de forma, que si se nos rompe el disco duro deberemos ir a nuestro distribuidor oficial para que ponga un disco duro igual y de paso, imposibilitando así los upgrades de disco (ya que la misma marca monta diferentes conectores según el disco).

Ahora hay que sumar que el sensor de calor del disco es una pieza igual que la anterior, posicionada en un sitio concreto y que solo funciona con ese disco porque esta pegado a el. Vamos otra cagadita para pasar por el taller Apple y vendernos las piezas al cuádruple de lo que valen porque… o lo haces allí o lo haces allí. La conspiración de un gobierno tenebroso para gobernarnos a todos.

Lo que el hombre te da, va dios y te lo quita. La facilidad de «desmontaje» del nuevo Mac mini se pierde al tener que meter piezas «exclusivas».

Que majos y cuanto les quiero… cada vez más.