Terminales que pierden cobertura, pantallas que se decoloran, rajas, rayones y demás familia. Yo creo que esto lo he sufrido hace… cosa de un año cuando apareció el iPhone 3GS y hace un par de ellos cuando salió el iPhone 3G y hace… tres años… no, hace tres años no.

El abaratamiento de costes para sacar más beneficio es lo que tiene, que el hardware salga peor… o como decía mi padre: “haber estudiado”. Haber estudiado como hacer menos test al producto para que el margen sea mayor. Aunque luego, pueden pasar cosas como esas, que salga roto.

Porque comprarse un iPhone nuevo vuelve a ser una tómbola, como aquel que se compra un coche y si te sale “malo” es que te sale “malo”, mala suerte. Una afirmación que me reconcome y me pone de malos cojones (estado natural del Tuti, porque siempre hablo mal de Apple).

¿Como que por una cosa que pago entre 12 mil euros a más puede salir mal “o no”?, ¿donde coño se ha visto eso?… ¡ah! será lo que los comerciales han grabado a fuego en nuestra mente para que la marca saque mas beneficio bajando los test de calidad y punto. Si te toca malo, te ríes, te tomas unas birras con los amigos mientras dices “jajaja, me salio el coche -malo-“.

Ahora, si te sale el iPhone 4 con manchas amarillas dirás, simplemente iras a ver los partidos de la selección y mientras te empapuzas y gritas enervado dirás “me ha salido el iPhone malo, que le vamos a hacer”, “el fútbol es así y los iPhones también”.

Que malo es ser crítico con la sociedad, te hace mala persona y, sobre todo, querer que las cosas por las que pagas funcionen bien.

Pero tranquilos, Apple solo mira por nosotros y Jobs nos quiere como a sus hijos. Ya vendrá y lo solucionara, cuando debería haber salido bien de fabrica.

Actualización: Despues del salto (al vacío), video de como pierde cobertura “misteriosamente”.


Imagen de previsualización de YouTube