Y no solo la actualización del sistema es un parche para muchas cosas necesarias (como el problema con los permisos en los SMB o unidades de red con Windows o pinchos con FAT) sino que también nos “tocara” las narices a muchos que les gusta la queja por la queja al tener que actualizar la base de datos de Mail.

¿Para que? pues para optimizarla, darla lustro y esplendor… que las bases de datos en SQLite no son lo que eran.

De hecho hay una actualización especial a 10.6.4 para los Macmini que han salido del horno… ayer. Como están las cosas, como están las cosas.

¡Ah! y que los graciosos poseedores de un 10.5.8 no se olviden que para ellos hay actualización de seguridad. El último bastión PPC continua vivo y guerreando.