Ahora que odiar Flash es algo bueno, te hace ser querido por tu entorno y parte de la mayoría, lo mejor es ser el abanderado de algo que no entiendes gritando que has eliminado el reproductor Flash de tu navegador favorito (Safari, esperamos).

El como hacerlo es sencillo:

– Abrimos la carpeta /Libreria/Internet Plug-Ins/
– Eliminamos todo lo que contenga la palabra Flash
– Abrir Safari

Pero, si necesitamos ver vídeos de tetas, culos y otros órganos sexuales, es recomendable instalar Youtube5, una extensión que nos abrirla versión en HTML5 (bueno, esto es largo de hablar).

Y, si sois unos cagetas o, no tenéis tanto miedo a Flash… a veces lo mejor es optar por otro navegador, como Google Chrome.