Lo que leéis. Los afortunados que posean un iMac de mediados de 2010 han de saber que disponen de una actualización de firmware que “arregla” ese pequeño problema que teníais con los discos duros y que a veces no os permitía arrancar el sistema de forma correcta.

Los métodos de actualización son los normales.