Mientras que desde ayer, las hordas están asaltando las tiendas de Apple para llevarse algún iMac inexistente (parece ser que solo se pueden reservar ya que, como siempre, Apple no tiene existencias para crear más deseo y expectación), el resto seguimos buscando formulas para llamar la atención en los bares.

Porque como sabeis el Maquero es una persona que le gusta ser el centro de atención, destacar, ver y sobre todo, ser visto por el resto. Un grado de admiración que solo se obtiene gracias a la exclusividad de una marca (ejem) y sus productos (ejem 2).

Por eso, esta pequeña clase que conseguimos al poseer un producto de Apple se desvanece cuando vamos a un bar y colocamos nuestro iPhone encima de la mesa, tomamos nuestro cafe y observamos como nos admira el resto de la gente ya que, el bar, esta plagado de iPhones.

Apple, conscientes de este problema que preocupa a los usuarios ha intentado crear grados de exclusividad o, disminuir el numero de coincidencias en un bar gracias a la inclusión de colores en la gama. Un iPhone 4 blanco es exactamente igual que un iPhone 4 negro pero, si hay dos personas en un bar, las posibilidades de que todo coincida (color) se reducen a la mitad y se gana el doble de posibilidades de ser “único”.

Y si a esto le añadimos el lanzamiento no simultáneo del mismo hardware (como ha pasado con el iPhone), obtendremos que los poseedores de un iPhone 4 blanco se reducen drásticamente (temporalmente, eso si) frente al color… común.

Pero como todo en esta vida, es cuestión de tiempo que el bar sea invadido por elementos de ambos colores y esto, un Maquero, no lo puede soportar. Por eso Apple, pensando en tu exclusividad, ha calculado este TLlB (Tiempo de Llenado del Bar) y remodela la gama para poder comenzar el proceso de nuevo, obligando a una nueva compra para volver a ser “diferente” (think different, recordad).

El problema sucede cuando con ciertos dispositivos se lanzan todos los colores al mismo tiempo, como por ejemplo el iPad 2. Esto hace que el TLlB se reduzca drásticamente. De ahí que empresas externas hayan entrado al mercado con soluciones diferentes. Ejemplo Colorware nos ofrece la posibilidad de personalizar nuestros iPad 2 totalmente en lo referente a los colores.

De esta forma, el tanto por ciento de coincidencias de encontrar dos iPad 2 iguales en el bar se reduce drásticamente. Y, si a esto le unimos el uso de colores realmente chillones o feos (unido a fundas con forma de conejo, rabo incluido), el grado de exclusividad se dispara y el tanto por ciento de coincidencias es prácticamente cero. Por eso servicios como este tienen una gran acogida a cambio de un precio exhorbitado (cosas de la exclusividad).

Pero es el precio que tiene ser exclusivo, llamar la atención y seguramente (no) ligar en los bares con la persona más atractiva. La base de Apple.

Más información: Colorware