Toda la gente que ha visto el precio del nuevo cable “thunderbolt” de Apple tiene una única palabra para describirlo: desmedido. Porque no es que sea caro, es que es carísimo ese precio por un cable de tecnología Light Peek renombrado por Apple como Thunderbolt.

Aunque tranquilos, los defensores de la manzana no han parado hasta encontrar una razón por la cual indicar al resto de seres, que no entienden porque las cosas con un logo de Apple valen más del triple, el porque de este precio y el porque Apple es buena con nosotros y nos lo pone barato.

Y todo es porque aunque Thunderbolt no es más que Light Peek en un cable miniDisplayPort, el “convertidor”, el chip que controla todo eso, es lo caro de todo el sistema. Y es que aunque Sony, en su nuevo portátil incorpora Light Peek (que no Thunderbolt) de Intel saltandose las licencias de Apple (vamos que no quiere pagar por el nombre) incorporandolo en la típica salida USB, Apple prefiere seguir su estándar de imposición con su nombre que mola más.

Luego, los buscadores/justificadores nos dicen que el precio es bueno ya que el chip vale su precio en oro, aunque realmente el precio de ese componente (cable y transporte incluido) no suponga ni un 10% del precio por el que nos lo venden (made in China).

La historia, si no la recordamos tiende a repetirse y en este caso con otros estandares y nuevos nombres para el mismo trabajo.

Vía: iFixit