Leyendo un articulo en TUAW acerca del rendimiento de este maravilloso puerto que nos regala Apple y que es tan compatible como intentar cuadrar un circulo (sobre todo para entornos empresariales, aunque Apple nos lo quiera vender justamente como pensado para eso), me he dado cuenta de un par de cosas:

1. O somos muy cortos.
2. O esperamos demasiado.

Y es que en uno de sus comentarios, TUAW deja caer que la gente se debe de esperar que Thunderbolt funcione más deprisa bajo Lion que bajo Snow Leopard. Vamos, como si el hardware pudiese mejorar por culpa del software.

Y aquí, me voy a dar un pequeño pescozón a mi mismo porque si, si que puede ser si el driver que controla dicho dispositivo esta más optimizado. Si esta «mejor hecho» se saca mucho más rendimiento a todo, de ahí que yo sea de los que aun piensan que con 640 Kb hay suficiente para un equipo (Gates rulez!). Pero conociendo como funcionan las cosas en nuestro mundo, donde el paso de Lion repercute en menor numero de drivers o drivers peor hechos empeorando o eliminando el soporte para cierto hardware incluido (incluso) por la propia Apple… Este mundo donde los recursos del ordenador parecen infinitos y donde optimizar el código no lo hace… nadie…

En definitiva, salvo por pequeños matices que suelen lanzarse cuando hay un problema gordo con los drivers, nunca nunca nunca jamas de los jamases el software mejorara el hardware. Vamos, es como pensar que un virus es capaz de estropear el hardware quemando los circuitos (y eso que algunos nos acordamos del virus del punto blanco que fastidiaba el fósforo de aquellos monitores que nos han dejado ciegos). Lo virtual no puede actuar contra lo real.

Entonces ¿por que de esta comparación?. Pensadlo por vosotros mismos. Quizás el desconocimiento de lo que estamos manejando (internamente) nos hace tener este tipo de preguntas. Quizás sabemos manejar un coche (para que sirven los pedales y que botón hay que dar para poner el aire acondicionado), pero no sabemos el mecanismo de cables (antiguamente) que iba contra el motor para acelerar o el sistema de engranajes y compresión que hay detrás del aparato de aire acondicionado (y la termodinámica que lo sustenta).

Quizás, algunas empresas se nutren de este desconocimiento (y otros sectores, porque no decirlo) para encauzarnos a lo que ellos quieren o buscan implantando ideas y conclusiones falsas que son repetidas por muchos y convertidas en verdad. Utilizando una teoría de comunicación en la que, a modo de resumen, la masa tiene razón y tu nunca llevaras la contraria a la masa… y solo hay que engañar a la masa que es tonta.

Vía: MacWord vía TUAW