Debido a que esto es un Unix y no hay virus (solo bugs en aplicaciones), los troyanos (no nuestro usuario del canal) han de entrar por el viejo método de “el virus gallego”, engañando al usuario de forma que sea el quien le meta.

De ahí que juankers listos, socialmente listos, vuelvan a intentar metertela doblada con un instalador que, obviamente, pide la contraseña. Pero que, obviamente, no te has bajado de la web de Adobe.

Recordad, nadie compra un coche en una pescadería, luego para instalar una aplicación siempre hay que ir a la web del fabricante. Así se evitan estas cosas.