Parece ser que el niño ha salido rebelde. De padre hippy, con greñas y libertinaje como eran los Steve (y el innombrable) ha un mojigato en el cual su dios (sea cual sea) es el único con potestad de hacer lo que quiera con la vida que el genera).

Quejas, muchas quejas acerca de Siri y la «no búsqueda» que hace cuando preguntas por clínicas abortivas o lugares de planificación familiar. Parece ser que a los compradores de Siri no les gusta que «juguemos a ser dios con nuestra población» y no permite ni muestra búsquedas.

Y aunque la jefa de prensa de Apple ha salido al paso indicando que todo se trata de un fallo tonto «que resolverán» y porque el servicio esta en fase Beta, sus verdaderos creadores, la empresa Siri y más concretamente Norman Winarsky, bien claro indica que eso, eso ha sido una modificación posterior hecha por Apple.

Así que, como muchos conocemos, primero les cazan, se les ve el plumero con las intenciones (como ciertos políticos que conocemos) para luego recular y «echar la culpa al informático».

No señores, quereis no solo mandar en lo tecnológico sino también en las ideas sociales y os han pillado con el carrito del helado.

Ahora vosotros sois quien deberéis elegir, según vuestro nivel de fanboy, a quien hacer caso.

Vía: NYTimes