Apple nos deleita con una actualización orientada a los sistemas OSX Snow Leopard que arregla un problema con el instalador de aplicaciones incluido en este sistema. Obviamente, el instalador impedia la instalación de aplicaciones de Apple y por eso se ha lanzado esta actualización ya que si fuera por aplicaciones de terceros y, a ser posible, que no soplaran mucho dinero al ecosistema (es decir, a Apple) el problema hubiera sido del desarrollador aunque se demostrara claramente que es un bug del propio instalador.

Por cierto, requiere reiniciar…

Los métodos de actualización son plenamente conocidos por todos, aunque si no les recordais no tenéis más que preguntar en el canal o bajo un comentario.