Normalmente siempre os encontráis al chulo que tiene más que tu, más grande que tu, y que, siempre, te lo refrotara en la cara.

Pues que sepa que siempre hay alguien que “más que el”.