Los problemas, como los rumores son cíclicos, de ahí que no nos sorprenda este problema que ha aparecido en todos los modelos de dispositivos que han tenido algo táctil: pantallas amarillas.

Muchos usuarios con su iPhone 5 recién salido de la caja se están quejando (los que se dan cuenta claro, que hay mucho cegado por Apple y que solo se fija en “el fallo de los mapas”) de que la pantalla tiene un extraño tono amarillo.

Como esto ha pasado muchas veces y la memoria del ser humano es selectiva y frágil indicar que esto pasaba porque el pegamento que une pantalla con cristal, aun no esta seco del todo. Sí, cuando compréis un iPhone 5 veis la pantalla amarilla y os acordáis de este post (cosa que dudo) esperad unos días antes de volver iracundos a devolverlo no sea que no se haya secado.

Vía: Cualquier blog que lo pondrá como primeros problemas graves