Parece ser que hay serios problemas en las fabricas chinas que producen componentes para el nuevo iPhone 5 de la planta de Taiyuan de Foxconn ya que están siendo obligados a trabar prácticamente sin descanso a modo de satisfacer la producción de la parte trasera del dispositivo.

Los trabajadores, cansados de esta situación, se han rebelado en una manifestación en la que se han contado 2000 personas, siendo, no todas, pertenecientes a la producción del iPhone 5.

Ahora mismo, las autoridades Chinas han «censurado» toda información al respecto, eliminando las noticias (o no permitiendo el acceso a estas) de los periodistas locales y trabajadores de la compañía, por lo que los datos pueden no ser muy precisos.

Pero si es importante ver como estos «nuestros esclavos» están siendo obligados a trabajar por encima de lo que aguantan para satisfacer las necesidades de la «población» superior. Lo que nos debería hacer pensar varias cosas, como si es bueno que nuestro egoismo por tener un dispositivo (que no nos lleva a ninguna parte) es suficiente para obligar a otras personas hasta a «morir». O por ejemplo, si las empresas son tan buenas o les importa más el dinero que la vida humana. O, tambien, como aunque este abolida la exclavitud «en el mundo», realmente los países que la han abolido siguen necesitando esclavos, dentro de este mundo tan civilizado.

Pero como siempre, yo no culpo a las empresas por ser empresas, sino al ser humano por ser como es, egoista. Ya que, ¿en serio necesitáis tener un iPhone 5 (por ejemplo) antes que cualquier cosa?.

Pensadlo bien, porque aunque vuestro pais (me imagino que muchos sereis españoles) paso de ser los esclavos baratos de Europa a ser un pais con «mucha» clase media, pasando las fabricas de producción a países más baratos (y por lo tanto con otros esclavos), este proceso de revueltas y quejas tiende a repetirse, ahora, por causas de la crisis donde la avaricia y el egoismo de unos pocos (y otros muchos) es lo que nos ha llevado a esta situación realmente grave. El problema no es el dinero, el problema es la educación.

Vía: Engadget, Reuters, pero en el resto de blogs se hacen eco de la noticia