Osea, por favor, te lo juro, es odioso odioso odioso salir a la calle y rodearte de la working class. Odioso odioso odioso. Y no solo por ver a la chusma mal vestida y que huele mal, ni que no pudieran tener alguien que les ayudara a ponerse decentes, oig. Lo peor de todo es ver como toda esa chusma quiere ser guay como nosotros y ahora se ha puesto de moda tener un mercedes, un bmw, audi, maseratti y Apple.

Ver a todos con un iPhone 5 es… es… buf… ahora es working class. Me siento chusma cuando voy al Fortuny y veo a todo el mundo con su iPhone 5 como el mío. Ya ni el blanco nos diferencia. Este Apple no ha sacado más colores para que no parezcamos todos iguales, como de uniforme… y no un uniforme cualquiera de Prada, sino un uno de Carrefour lleno de gitanos comprando sandias, que asco por dios.

Menos mal que piensan en nosotros y han laznado, gracias a Golden Dreams, un iPhone 5 que nos distingue del resto y marca nuestro estatus social ademas de combinar con mis preciosos ojos. Un iPhone chapado en oro o con piel de cocodrilo para esos momentos en que trabajas a tope. Un iPhone que no es de la working class. Y que encima lo puedo comprar con Paypal, osea que flipe tia.

Así que, osea, si quieres ser diferente, que eso es lo que vende Apple, osea, dejate de empeñar cosas para comprarte un iPhone 5 que te hace igual que el resto y no ligas nada en la disco Macumba, donde nos reunimos los guapos y nos lo pasamos super super super bien.

Vía: Golden Dreams