Parece ser que se parece según los foros de Apple, que a los usuarios que tienen un Macbook Pro de 15 con retina que han aplicado la actualización de EFI acontecida en este septiembre, sus equipos no es que vayan lentos, es que van mucho peor siempre y cuando lo que estén haciendo tire de gráfica.

El porque, según Intel y los expertos, es debido a una mala comunicación entre el equipo (con su EFI) y la tarjeta gráfica integrada y los sensores de temperatura de esta, bajando de 800Mhz a 750Mhz para enfriar el chip gráfico cuando esta currando como un cabrón. Parece ser que este modelo optado (conservacionista, que lo llaman) previene que el chip se funda antes de que el propio chip (por sus mecanismos que ahora todos los procesadores incluyen) varíe su frecuencia a modo de gastar menos y generar menos calor (y por lo tanto enfriarse antes). Cosa que no pasaba antes del update de la EFI proporcionado por Apple.

Por eso, el Macbook Pro de 15 pulgadas con retina da un peor rendimiento gráfico no solo bajo OSX, sino bajo cualquier sistema operativo ya que quien corta la frecuencia no es el sistema en si y si el hardware directamente. Y, aunque algunos usuarios reportan haberlo solucionado tras resetear la PRAM del equipo temporalmente ya que al cabo de un poco tiempo o cuando se “saca de dormir” el equipo, vuelven los problemas.

El modo de solucionarlo “para siempre” será una nueva actualización de la EFI que no lo ponga en modo tan conservativo.

Más información: Uno contandolo en los foros de Apple, pero hay muchos mas y muchos más encontrareis en las busquedas

Join the Forum discussion on this post