Mientras los demás blogs duermen, mientras el resto de redactores de “medios” Apple están revisando la tienda Apple arriba y abajo con su vieja idea de comprarse un iPad Mini rebajado, nosotros repetimos el post de nevera de todos los años: no es oro todo lo que reluce.

Sí, hoy es el día de gastar pasta de la VISA como si no hubiera un mañana, hoy es el día en que recibís un segundo correo de Apple, siendo el primero un “que viene que viene” para ponerte cachondo y hoy un “que ya esta aquí” para dar cera a tu hype.

De los miles de personas que miran, que querían comprar algo que en sus sueños creían que estaba rebajado, que Mister Marshall se lo iba a conceder han vuelto a la dura realidad y no, ni el iPhone ni el iPad Mini están en esa lista y, los descuentos de 40-100 euros, dependiendo de lo que compréis apenas llegan al 6% del precio.

¡Un seis por ciento! (lo escribo a lo grande) cuando cualquier tienda de ropa las rebajas están por encima del veinticinco por ciento (lo escribo largo). Un mísero seis por ciento de una empresa que tiene gallinas en el granero como para comprar medio mundo, ¿pero de que van? (eso pensareis mucho).

Pues van de que muchos, que no pensabais comprar un cacharro con el cuento de la lechera, el iPad Mini de estas navidades, el iPhone 5 libre de vuestros sueños lo vais a comprar igual porque hecha la ilusión, hecha la trampa. Y para aquellos que si encuentren algo rebajado pero con una rebaja que da pena solo de verla, lo comprareis igual por la ilusión y el hype que tenéis encima.

Y aunque seas tu, si tu, el que dice “pues yo no voy a comprar nada”, tranquilo, eres menos de un átomo en el mar de agua Apple y, te apuesto los gilindondrios que ya contaban con eso, porque aunque 1 de cada 10000 (diez mil) se niegue, 9999 (nueve mil novecientos noventa y nueva) han colado, se lo han comprado y una gran parte de ellos, por el “comprar comprar” no solo han adquirido lo que pensaban, sino que de paso se han llevado unas cuantas cosas más a la saca.

Así que tu boicot al estilo “cava catalán” o “cualquier cosa de Cataluña” o “estos no que dan dinero a ETA”, muy loable como consumidor que eres, a la marca le da absolutamente igual y más a sabiendas (Apple) que ya volverás y compraras otra cosa.

Y con esto no estoy diciendo que no os resistáis, al contrario, os informo que veáis como juegan no solo con vosotros, sino con todos vuestros amigos… como usan campañas navideñas de las cuales deberíamos tener el filtro de “nos están timando” y aun caemos en el viejo truco, de como usan a otros (blogs, redactores) con un hype estratosférico para convencer a otros con menos conocimientos a que se dejen el precioso dinero que cuesta ganarlo sudores.

Y aquí, voy a decir unas palabras muy duras que sentaran muy mal y que muchos llaman “el dato que sobra”. Sobra que empiezo (yo, redactor, comentario personal mío) a considerar el hype como ser gilipollas y no el estar engañado con la marca. El hype como desconocimiento absoluto del mundo que te rodea. El hype como no culpa de la marca, sino culpa del idiota que lo tiene. El hype como una razón de secta.

Pero no es peligroso ser idiota (que lo es) sino lo peligroso es ser idiota con un blog bajo el brazo y engañar (si engañar), quizás por egoísmo, quizás por la búsqueda de lameculos, quizás por el reconocimiento y los aplausos a tus lectores con comentarios y razonamientos rebuscados para que todos concluyan en “lo bueno que es Apple, lo mucho que piensa en ti y lo bien que te lo hace” aun a sabiendas que lees a todo el mundo que rema en contra. Y aunque te creas un valiente, te creas que tienes razón y te creas que el mundo esta equivocado (y en tu contra), quizás… amigo mío, lo que pasa es que eres un gilipollas incapaz de pensar “y si no tengo razón”. O, aun marchando con tu masa de aduladores en pro (o en contra, todo este razonamiento vale también para el lado contrario) viento en popa a toda vela con palmaditas en la espalda, también tu… si tu… quizás también eres un gilipollas porque tampoco piensas que quizás, tu… si tu… estas equivocado.

Y que mundo es este, donde empiezas hablando de la mierda de descuentos, continuas hablando de como te esta engañando una marca porque quiere tu dinero y acabas hablando de lo idiota que es la sociedad porque es incapaz de pensar que el otro tiene razón (o parte).

Vía: Cualquier blog en el que ahora sus redactores están dando unos repasos a la tienda Apple que alucinaríais