Para muchos, que se les esta haciendo la chorra gaseosa ya que su cielo (Apple) ha hecho algo que puede joder al resto, les encanta la idea de las patentes. Les encanta porque no están metidos en «el ajo» y solo repiten las ideas que otros repiten adquiridas por otros que las cuentas y las repiten de otros que dicen algo sin saber o «sabiendo demasiado».

Por eso, podemos observar blogs de la manzana que cuentan llenos de orgullo y con golpes en el pecho el que Apple haya patentado la palabra «Retina» para el mundo de la informática a ton de proteger el buen nombre del producto y por ende de la compañía (por si otro ofrece basura o al menos más basura que lo que ellos ofrecen).

Pero se quedan raspando el borde (como todas sus fuentes) de lo que una patente puede llegar a ser. Por eso, un ejemplo de una conversación:

Para mí hay una diferencia muy clara entre este tipo de patentes y las patentes de software. Esta patente tiene un sentido muy claro y completamente lícito, que es el proteger tu marca de forma que nadie utilice un término claramente ligado a tu imagen para intentar vender más confundiendo al comprador. ‘Retina’ es un término acuñado por Apple y que forma parte de su catálogo de productos.

En el otro lado tenemos las patentes software, que, en mi opinión, no deberían permitirse a un nivel tan bajo como el que está ahora. Patentar «Slide to unlock» o el rebote al llegar al final de una lista o una página se me antoja tan absurdo como patentar un botón de triángulo en la esquina inferior izquierda de un reproductor para comenzar la reproducción. Ese tipo de patentes no buscan proteger ninguna marca, sino simplemente frenar la evolución del software y obligar a la heterogeneidad, que únicamente provoca confusión en el usuario.

Frente a eso tenemos los estándares, a los que casi todas las empresas se adhieren, y que han ayudado mucho más a llegar hasta aquí que los modelos cerrados, patentados y usados como arma arrojadiza contra la competencia.

Con repuesta:

Entiendo tu punto de vista pero no estoy en absoluto de acuerdo, especialmente respecto a la patente del rebote. Hasta la llegada del iPhone las listas siempre se habían comportado del mismo modo, sin inercia, sin rebote, en definitiva, sin ningún feedback táctil incluso pese a que las interfaces táctiles llevaban años entre nosotros (con menos éxito, pero ahí estaban). Cuando Apple lo implementó se hizo evidente que era fantástico y «conectaba» al usuario con la interfaz de un modo muy especial. ¿Por qué no puede proteger Apple esa innovación? ¿Por que era evidente? No lo era hasta que la vimos por primera vez, así que, de nuevo, ¿por qué no patentar una idea aplicada de forma tan efectiva a nivel práctico?

Y con mi respuesta:

Pues hombre, es bastante sencillo de saber el porque es malo si eres capaz de ver un poco más lejos de la idea.

Imaginate que del rebote de Apple alguien se le ocurre una mejora, por ejemplo el rebote con sonido (es un ejemplo y se que no vale para nada) que puede no solo mejorar el rebote sino mejorar el mundo de las interfaces táctiles para todos haciendola mas sencilla y práctica para el usuario (que al final, es quien importa).

Pues no puede, ha de esperar (o regalarselo a Apple con todas las consecuencias que ello tiene). Con lo que la innovación (recuerda, copiar y mejorar) esta parada gracias a la patente y en este caso a Apple.

Es fantastico evolucione y nos ayude, pero no cuando no se permite por temas monetarios ya que, seguramente si lo permitiera, hasta la propia Apple saldria beneficiada de las mejoras en cuestión. Pero claro, cuando hay dinero de por medio…

Es muy parecido con lo que pasa con la investigación en España. ¿sabias que si un laboratorio de investigación publico encuentra algo o descubre algo ha de DONARLO a una empresa privada para que esta saque los beneficios patentandolo la empresa privada?. Pues si no lo sabiais, ya tienes un dato mas.

Ahora bien, si pensais (piensas): ¿y si viene otro, lo mejora y lo patenta? me jode a mi. Por supuesto y por eso hay otros metodos de patentes creados al uso y conocidos por todos, desde el Copy Left hasta GNU y amigos dependiendo de en que lugar te encuentres de la cadena.

Y, si ninguno de estos funciona (porque todos tienen un fallo), la respuesta es simple: mejoremosles.

A la que otro usuario añade:

Porque es técnicamente incontrolable. Si permites ese tipo de patentes, llegará un momento en el que nadie pueda desarrollar software sin miedo a estar infringiendo patentes con cualquier pequeña animación de su aplicación. Por otro lado, el coste de ese tipo de invenciones es prácticamente nulo. Quiero decir, está claro que detrás de cada una de esas funcionalidades hay horas y estudios de UX detrás, pero es algo inherente al proceso de diseño y desarrollo software.

Ese tipo de patentes solo frenan el desarrollo y obligan a que cada desarrollador reinvente la rueda continuamente, y que el usuario se sienta perdido. Imagínate por un momento que cada reproductor de vídeo tuviese los botones de play y pause diferentes y cada uno tuviese que inventar un sistema de navegación temporal porque la barra de desplazamiento está patentada.

Una cosa es patentar y defender un producto completo como un CMS, o un sistema de foros, o registrar la propiedad intelectual un diseño web, como una platilla de Blogger o Tumblr. Pero patentar componentes funcionales me parece exprimir demasiado.

Y vosotros, ¿que opináis del tema?.

Vía: Applesfera

Join the Forum discussion on this post