volume_screen-580x434

Algunos, que os conozco que sois unos malpensados, creéis que como somos un blog que odiamos a Apple febrilmente, queremos su muerte y que pensamos que Cook come muchas “cocks”, solo nos metemos con Apple y únicamente con Apple por diversión. Que somos unos pagados por Samsung (por el hecho de, yo, tener un Samsung Galaxy S3 y un notebook Samsung y estar francamente contento con ellos) y que nos hemos tatuado Google en la zona blanca del culo.

Pero no, no es así ya que siempre os decimos que todas las empresas son iguales, todas quieren lo mismo (tu dinero) y les importas lo mismo que el pueblo a un político (una vez cada 4 años y para que echen el voto, que luego se olvidan); es decir, les importas hasta que sueltas el moco y compras el producto, luego, si no sueltas más moco para comprar más productos les importas un puñetero bledo.

De ahí que Google, haciendose pasar por lo que conocemos estilo Apple ha decidido de forma unilateral que aquellos dispositivos con Windows Phone 8 no puedan acceder a Google Maps redireccionando las aplicaciones que intentaban acceder (el navegador, vamos) a la página general de búsquedas con la excusa Appleliana de “es que no ofrecen la calidad suficiente que nosotros requerimos para que quede chanchi”. Vamos, igual que Apple con el iPhone 4 y su “no puede hacer Facetime sobre 3G porque es lento” o “olvidate de la navegación turn by turn porque no ofrece una experiencia de usuario digna de un rey”.

Con lo cual, ¿que diferencia Google de Apple o Apple del resto?… nada. Son todas iguales.

Vía: Cualquier blog que estará tirando de los pelos y dandose golpes en el pecho por ser un seguidor de cualquier otra cosa que no sea Google y sus productos