Por si no lo sabíais, distribuir, antiguamente, un iPhone era tarea solo de AppleStores (vamos tiendas oficiales gordas Apple), distribuidores autorizados de alta gama y tiendas de telefonía. Es decir, que Apple no soltaba su producto, lo tenia controlado y, por supuesto, aumentaba así sus beneficios mientras aplaudíais y os pegabais por uno de ellos los primeros días.

Vamos, que como vendía como churros se podía permitir el lujo de apretar las tuercas y maximizar los beneficios.

¿Pero que pasa con el iPhone 5C?. Pues que por muchos anuncios que pongas las operadoras en España y Apple en el resto del mundo, el iPhone 5C no lo compra ni San Pedro y en el resto del mundo tampoco pues que Apple ha decidido que cualquier perro pichichi (mayorista) pueda vender el iPhone 5C en su tienda. No hace falta pertenecer a Apple o tener «contacto» con la marca. Con tal de que les llames y digas que quieres vender, a partir de 440 euros (más IVA) dispones de todos los iPhone 5C de los colores que quieras.

Apple decide que con tal de vender todo lo que ha producido y no tenerlo que remarcarlo como otro teléfono, rebaja su tanto por ciento de beneficio por cada terminal. Algo nada normal ni natural en la marca de la manzana.

Es decir, que con esta jugada, sentimos comentar, las ventas del iPhone 5C están muy muy muy por debajo de lo que esperaban.

Vía: Cualquier mayorista