Que no os líen, que lo veréis repetido estos días de gente vanagloriando el iPad. Es la persona, no el dispositivo. Hubiera salido un Morgan Freeman igual en un cacharro con Android o uno con Windows.

Aun con eso, es una obra de arte ver como trabaja. Por eso os dejamos unas cuantas más.


Vía: Gizmodo