http://www.youtube.com/watch?v=jiyIcz7wUH0

Lo que queráis, muy bonito el video, muy de llorar, muy de sentirse orgulloso de ser de la especie humana y todas las típicas tonterías que suelen usar en las agencias de publicidad para llegar al corazón y no al cerebro, con lo que debéis comprar todo aquello con un dinero que tanto os cuesta ganar.

Pero en el trasfondo de esta publicidad se ve algo que siempre repetimos desde aquí, el dispositivo, sin los desarrolladores o sin la persona que lo usa, vale entre cero y nada.

Si no es por “los pollos” que hacen las aplicaciones, los gafapastas esos que os quejáis cuando han tardado en poner el “interface de la aplicación a iOS7”, los que han añadido la funcionalidad X que el iPad/iPod/iPhone no trae de serie (porque, señores, de serie es un cacharro bastante limitadito, quizás por eso siempre salen las “aplicaciones imprescindibles”… que es como que si no las tienes, puedes ir tirando el cacharro por la ventana), el cacharro seria una mierda. Y si, no es repetir en que el iPad/iPod/iPhone es una mierda, sino insistir en un concepto o, mejor dicho, insistir es que es tan mierda como el resto de dispositivos de cualquier otra marca.

Y, sobre todo, si no es por la persona que le da el valor añadido, que usa la aplicación, que la explota, que le da vida; el cacharro sería eso, un cacharro para coger polvo.

Vamos, que no sois vosotros los que tendríais que estar agradecidos a Apple por hacer esas cosas, sino Apple a vosotros por usarlas y crear contenidos (buenos o malos) con ellas.

Así que, el anuncio de “buenísimo, como siempre Apple” (como he leído por ahí) nada. El típico anuncio que intenta dar la vuelta a la tortilla y hacerte sentir culpable cuando los culpables son ellos.

Vía: Cualquier blog con el “oohhhhhh” seguido de un par de “ahhhhhh”