Captura de pantalla 2014-09-18 a la(s) 07.59.16

Lo que ayer era jubilo para muchos, hoy es desilusión para los mismos. Ayer todos contentos dale que te pego para bajarse corriendo e instalar iOS8 a fin de ser los primeros en el bar (y llamar la atención de aquellos que les importa una mierda o ser la envidia de tus compañeros Applelianos -que lo van a tener en un tiempo breve, con lo que tener envidia de eso es… absurdo-) y hoy muchos con pena en el cuerpo por la actualización de OSX a la versión 10.9.5 asumiendo que es “la última”.

La actualización a 10.9.5 corrige problemas con las VPN, el protocolo SMB y una nueva versión de Safari amen de otras cosas como “mejorar la estabilidad del sistema y blablabla” usadas siempre como comodín.

A la par, también ha salido al mercado una actualización no en si para corregir errores (que lo hace), sino la tipica actualización para que el ecosistema funcione bien que eleva OSX Server a 3.2.1 (0). Que si mejoras del MDM (Mobile Device Manager, vamos el instalador de cosas a cascoporro en iOS de forma centralizada y remota), añadir WPA2-PSK (ya era hora) y la compatibilidad con el nuevo XCode.

El como instalar dichas actualizaciones, es harto conocido por vosotros.