Captura de pantalla 2014-09-13 a la(s) 12.55.46

Es curioso como cambiamos con el tiempo. Conozco a gente que de joven «decía» que era muy de izquierdas y ahora, que es «mayor» se ha hecho de derechas hasta las trancas. Vamos, de joven un anarka y de viejo un liberal objetivista.

Con las empresas pasa lo mismo, donde antes decían que no te hacia falta, que era obsoleto y que tenían la solución, luego te dicen que no, que lo contrario y que ellos son los primeros y revolucionarios. Lo que hasta ayer era el nova más, ahora no vale ni para tacos de escopeta.

Y en una empresa es normal, incluso que digan esas cosas, porque, amigos, las empresas se basan en una cosa que se llama dinero y harían lo que fuera (hasta cambiar de opinión y de valores, como vemos con nuestra querida manzana) con tal de vender un producto más. Con las empresas hay que leer entre lineas siempre y, pensar si lo que ofrecen te es útil y valido (te sirve) o es simple sensacionalismo.

Pero, amigos, ¿y en la gente?. La gente tiene una cosa llamada principios, tiene una cosa llamada «como eres» tu forma de ser, tus ideales. Los ideales, amigos, no cambian en toda la vida y si cambian (como oiras a muchos llamandolo «madurez») significa que realmente nunca tuvieron ninguno, ni los anteriores, ni los posteriores, y simplemente se venden al igual que las empresas, adornandolo de lo que ellos quieran.

Podemos ver un ejemplo con el NFC y Apple. Antes «inventaron» un sistema de pagos mucho mejor que el NFC via Bluetooth y lo adornaron de ventajas (más distancia, mejor seguridad, más rapidez) pero al final se tuvieron que plegar a la vida y a lo implementado introduciento NFC en sus telefonos.

Para adornar este cambio (y de paso llevarse unas perras) crean ApplePay como plataforma (como si no hubiera plataformas ya de pago por NFC…) para que, ademas de lo que se lleva el banco, ellos llevarse parte del pastel. Llamaron a las anteriores lentas e inseguras, las llamaron poco fiables (algo poco fiable no esta tantos años usandose) y las recubrieron en «es que no tienen glamour».

Y los fanboys dijeron amen.

Sí amigos, es muy fácil que pierdas la tarjeta de crédito y te la roben (depende de como seas) pero como esto lleva tanto tiempo en el mercado ya existen una cosa llamada protocolos para esos casos, de modo que el daño sea el menor posible si no es ninguno. Y todo porque tiene mucho recorrido. Pero Apple no se llevaba nada de ahí.

Más tarde, la propia industria creo el NFC y los bancos aprovecharon justo porque les servia. Lo adaptaron y tiene, amigos, también su recorrido (lleva desde 2004 con nosotros, 10 años, como diria Tim, una decada, que viejo).

Pero no, ellos han creado «algo nuevo», como con los teléfonos, han cambiado para ser lo mismo y se han apoderado gracias a sus hordas de fanboys que dirán que «Apple lo invento» o, los más comedidos «que si no es por Apple, esto no arranca o triunfa» (cuando todas sus tarjeta de crédito ya lo tienen, en todas partes del mundo se usa para pagar -fijaros en el próximo TPV y lo veréis- amen de otros cientos de utilidades que llevan en el mercado como desde abrir puertas -de un hotel por ejemplo- hasta el traspaso de datos entre dispositivos -y no nos referimos a móviles-).

Bien es cierto que en un planeta capitalista objetivista (donde si no triunfas es porque tu no has querido o no te has esforzado lo suficiente) hasta que esto no lo toca una gran empresa, parece que no existe, pero eso no significa que no existiera antes. También, amigos, hay que dar mérito a todos aquellos que tras que una gran empresa lo ponga en alza piensen: «joder, si yo esto lo hago igual pero más barato» y saquen «esas copias chinas» (como algunos indican). No hay que atacarles, como hacen algunos, son las mismas soluciones a menor costo (sobre todo y seguro que para las empresas) que realizan lo mismo. Y son buenas porque crean competencia y eliminan una cosa llamada «monopolios» (eso que Apple le gusta tanto y como le gusta tanto, tanto ha criticado del resto que lo ha hecho, porque no han sido ellos).

Recordad el video, donde usaba el ApplePay y gritaba lo «fácil y rápido que es» porque las cosas que yo he pagado con mi tarjeta Visa NFC o con mi móvil (donde tengo asociada mi tarjeta y no me ha apetecido sacarla) han sido igual de rápidas… sin gritar a la gente «that’s it’s!» como un energúmeno, porque desde hace tiempo, es algo natural, aunque para muchos fan de Apple nunca lo hayan usado porque la marca no se lo ha dado (y el resto si). Con lo que el problema no es de marca, sino del usuario que ni ha sabido ni ha puesto los métodos ni ha sabido buscarlo. Me gustaría ver a esos fanboys usando el resto de soluciones con NFC para que vieran que funcionan exactamente igual que lo que los amigos están vendiendo.

Captura de pantalla 2014-09-13 a la(s) 15.31.07

Y ahora, el «cuentame otra». A sabiendas que Apple se lleva 0,15% de cada transacción usando ApplePay, por supuesto que Apple sabe que compras, donde lo compras y cuanto te ha valido. No, su negocio no es «guardar la información», su negocio es explotarla para sacar beneficios (entiéndase explotarla en todos los sentidos). Vamos, no son mejores que lo que ellos critican y eso es lo malo, que los fanboys critican lo mismo que son ellos sin darse cuenta que ellos son iguales. No hay nada malo en «ser malo» pero sabiendo que eres malo y reconociendo que estas haciendo el hijo puta, porque lo eres. Eso se llama ir de frente.

Ya sabéis, de ser el NFC algo malo para un fanboy, automáticamente después del 9, el NFC es algo bueno y necesario. De los pagos móviles ser lo mejor con Passbook y un atraso, ahora el atraso es usar Passbook y no el NFC. De llevar tus tarjetas encimas un asco y de perdedores, ahora todos estarán digitalizando sus Visas a través de la aplicación porque es lo mejor.

A estas personas solo hay una cosa que decirlas. No es que lo de antes sea bueno y lo otro malo, siendo ahora al revés, es que sois vosotros los que no tenéis claro que es bueno y que es malo. No se cambia de opinión con el tiempo, se evoluciona la opinión y se refina, no se modifica para decir lo contrario. No teníais datos, no teníais nada salvo los chascarrillos que os cuentan en los blogs, repeticiones de otros «sabios» y gurus ninjas que saben tan poco como vosotros (y cuya dedicación es copiar y pegar, de los que han copiado y pegado que han copiado y pegado de lo que ha dicho la marca, usando el teléfono estropeado). Os fiáis de lo que dice la marca por falacia de autoridad sin daros cuenta que la marca solo os ve como vacas a las cuales sacar el dinero. Y si la marca ha de cambiar de opinión de blanco a negro por vuestro dinero, tu que te fías de la marca ciegamente, cambiaras de opinión, salvo que tu no sacas dinero a nadie (como mucho, tu, gurucillo, crees que sacas prestigio) ni nada.