Stealing-the-show-colette-applewatch-749x500

Se que no hemos hecho una sesuda y concienzuda opinión respecto a todo lo que ha salido en la presentación segundos después de que esta se acabase.

Por nuestra parte nos parece aburrido (en el sentido de sobre información) el exceso circulante mareando la perdiz para decir siempre lo mismo que se crea después de cada evento. Quizás por eso nos gusta mantenernos fuera de circulación hasta que las cosas «se calman».

A nosotros, hoy, simplemente os vamos a comentar algo que en cualquier empresa pasa y que ahora, en Apple se ha definido un poco más, el concepto de chusma.

Wikipedia: Vulgo y chusma son términos despectivos con los que se designa a las clases bajas, que con términos más neutros (o, en su caso admirativos) se designan como muchedumbre, plebe, el común, el pueblo o las masas.

Si antes el tipo de cliente de Apple no estaba definido segun el dispositivo que se comprase (de hecho nunca ha sido así) y si del manduco, la banana, los palos, el dinero que te gastes, el limite, la separación, la frontera entre un cliente y un cliente premium no estaba muy bien definida para la gente.

¿Cuando pasas de cliente a cliente premium? ¿con el precio de un Mac Pro? ¿un Mac Pro cargado? ¿un iMac 5K?. La verdad es que siempre se ha intentado poner la frontera con alguno de los aparatos que, al vulgo, al cliente normal, le parece excesivamente caro para comprárselo (y por lo tanto es una frontera para el) o simplemente por el estatus que representa (un Pro es para PROfesionales y ya tal).

El tema, es que mucha gente se ha llevado una sorpresa tras ser cliente de toda la vida de Apple y tener un problema con (por ejemplo) las gráficas de su Mac Pro al descubrir que tras gastarse 6000 euros (seis mil, si) sigue siendo considerado como un cliente estándar.

Pero parece ser que ahora la frontera esta mucho más definida y con una cifra puesta sobre la mesa, cual sonido de un pene gordo golpeando al caer una mesa de madera… lo que todo el mundo considera «sacar la chorra a pasear». Y el precio es un Apple Watch de oro.

Vamos, que ahora podemos considerar que hay 3 tipos de clientes para Apple: cliente normal (de un iPod a un iMac), cliente premium (de un iMac 5K a un Mac Pro) y el cliente gold (el que se pilla un Apple Watch).

¿Y como sabes esa diferencia?. Sencillo. El cliente y el cliente premium les atienden en las tiendas los Genius de Apple vestidos de azul (como las muñecas), tienen el mismo estatus salvo que el premium le atienden antes (si, os saltáis las colas y no os miran mal cuando decís que vais «sin cita»), mientras que al cliente gold le van a sacar de la tienda.

Porque aun cliente gold, un jeque Árabe que se va a gastar varias veces el precio de un Apple Watch (que esa gente es el cliente objetivo, no os equivoquéis) no se puede juntar con la chusma… contigo.

Así que, cuando volváis a un Apple Store y se os acerque el típico de la puerta y/o genius y/o bussines (este se os acerca solo cuando le llaman y/o apareces con un Mac Pro a devolverlo bajo el brazo, de hecho lleva camiseta negra) recordad lo que realmente sois: chusma.