Lo sabemos, has ido a USA y te has traído ese flagante nuevo Macbook color buda dorado para ser la envidia de tus vecinos. Vas a los Starbucks y lo pones encima de la mesa junto a tu frappuccino mirando alrededor a modo de saber si “todos” se fijan en ti. Eres un triunfador y lo sabes, eres la envidia del local y no por haber estado en Nueva York unos días, sino porque tienes “algo único”.

Lo enciendes, pones tu login y password, observas si hay alguien mirandote la pantalla y… oh, ¿que narices es ese lag en las ventanas al moverlas?, ¿porque se queda pillado el cursor al moverlo?.

Nada, seguramente es lo que te dijo el Genius: “es un equipo tan rápido que Yosemite no puede con el”.

Y tu, como buen tolailo te lo has creido porque, si lo dice un Genius o un Guru seguro que tiene razón.

¿Y porque a las 6 horas has buscado el enchufe del Starbucks desesperadamente? ¿no te habían dicho que duraba 10 horas?… ah, será que no lo has calibrado “adecuadamente”, como te dijo el Genius. Claro, siempre la culpa es de los demás, no del dispositivo que… es una puta mierda pinchada en palo.

Y es que haces busqueda por internet de los problemas que sale y… vaya, hay un thread en los foros oficiales de Apple con gente quejandose de lo mismo.

Pero no, la culpa es que tu equipo, curiosamente, es que esta defectuoso… aunque, menuda cantidad de equipos defectuosos que están saliendo últimamente… es un no parar.

¿Y cual es la solución para un equipo “tope” que te acabas de comprar?. Pues mirando mirando es eliminar las transparencias a través de accesibilidad en las preferencias. Igual que lo que pasa con iOS 8, que si quieres disfrutar del nuevo potencial de iOS 8 has de deshabilitar las nuevas características de iOS 8. Porque las prisas no son buenas consejeras y no se puede entregar un equipo sin haberlo probado antes y/o adaptar el sistema o añadir el soporte completo para dicho equipo en el sistema.

Ahora muchos pueden volver a decir lo de: “Esto con Jobs no pasaba” como mantra estéril y estúpido.

Vía: Macrumors