Debe de ser porque somos muy mayores y estamos en la edad en la que todo nos la pela o quizas porque llevamos tiempo saturados de la manzana de los cojones. Sea por lo que sea, el resumen que os planteamos lo tenéis en ese vídeo de 23 segundos.

Así que vamos a titular este post «la misma mierda con sombrero nuevo».

Y no, no vamos a entrar en esas concienzudas y sesudas a la par que largas discusiones de si antes era mejor o de si ahora es una puta mierda. No, Apple ha sido así toda la vida: una mierda.

Sí, muchos defenderán lo de ayer (y lo de antes, y lo de antes, y lo de antes…) indicando o que todas las empresas hacen lo mismo (que pedazo de consuelo, ¿verdad?, mal de muchos consuelo de tontos) o que ellos no copian, se inspiran y mejoran (el eufemismo acerca de robar ideas y hacerse los dueños de ellas).

Ayer fue una tarde de mostrar nada. De mostrar soluciones ya creadas a problemas que muchos no tenemos. Una tarde perdida.

Podríamos ir enumerando uno a uno cada una de las ventajas para observar (si observar) que ya están implementadas por otros. Podríamos pensar y usar el, «esto es un paso intermedio para algo mejor» a modo de resumen tranquilizador que muchos tendrán, un futuro mejor que nunca llega.

También podríamos ir enumerando uno a uno los equipos que se quedan por el camino, el tonto del porque sucede y la defensa a capa y espada de los que lo permiten. Ya se sabe, no te quejas hasta que te toca y cuando te toca te enervas tanto porque «te han cortado las ilusiones» que te toca pasar las fases del modelo de Kübler-Ross.

Es curioso aquellos que realizan la defensa porque no se si se dan cuenta que la empresa les va a abandonar a las primeras de cambio. La empresa no te debe nada (o así piensa) y solo «te hará algo» mientras tenga tu panoja.

Volviendo a la presentación de ayer, lo mas curioso o que destacamos es que Apple empieza a usar el argumento ad verecundiam en sus presentaciones.

Solo recordad que es una falacia en la cual usas a un famoso indicando que como es el quien lo dice o lo usa, eso significa que tiene razón, algo totalmente falso ya que puede tener razón o no. Esta falacia argumentativa es muy usada en los anuncios de la TV donde el famoso de turno te muestra algo totalmente innecesario. Sirve para que un tipo de grupo objetivo de personas que se sienten identificadas con ese famoso, un grupo concreto, en el ejemplo de Apple, piensa que muchos de sus clientes, son fácilmente engañables por esa falacia.

Vamos, que Apple piensa que sus clientes, sus usuarios son idiotas… y tiene razón. Solo hay que ver ayer como aplaudían.

Solo hay que ver ayer a quien se dedicaban. En una conferencia para desarrolladores de lo que menos se hablo fue de… ¿adivináis?… desarrrolladores. Nada de hablar de APIs, nada de hablar que puedes hacer, nada de hablar de desarrollos futuros, nada de hablar del código, nada…

De hecho, destacamos el momento en el que, hablando de watchOS tubo que pedir el aplauso que tenían «orquestado» porque nadie aplaudía cuando hablo de las APIs. Porque nadie entendía, porque a nadie le importaba.

Quizás, metido entre el publico hay asistentes fantasmas que aplauden orquestados siguiendo el guión de la presentación. Quizás por eso los «vivas» y los silbidos son siempre iguales, porque son siempre los mismos. Porque todo es un teatrillo para arrastrar a las masas y que piensen lo bien que esta todo y lo magnifico que es «ser parte»… y la gente pica. Vamos, que sois tontos, ellos lo saben, os usan y se ríen en vuestra cara.

Quizás por eso pueden hablar de las miles de conferencias, de las miles de reuniones que hay de desarrolladores, de los cientos de «genius» que ayudan estos días, porque la prensa no va y por lo tanto no hace falta que lo demuestren. Los asistentes de ayer hoy están en el avión de vuelta. Solo se interesan por los números, no por las verdades. Y no pasa nada. Y tampoco preguntamos, que más da, que importa.

La culpa es nuestra.