teatro

El otro día pudimos ir al teatro, y no porque haya representaciones donde tu vives, que seguro o cosas como la Seminci donde puedes ver películas, no, el otro día tuvimos un gran teatro llamado Keynote.

Aquellos que la vieron, ya sea en directo o en diferido a través de la web de Apple o el podcast de la marca, si, como yo, la han puesto de fondo sin hacerla mucho caso (total, para ver las mismas mierdas de siempre no hay que poner mucha atención) han visto el gran teatro del mundo de la informática.

Un gran teatro donde todo esta calculado al milimetro, desde el guión con su tiempo (obviamente, y aquí no hay nada que criticar) hasta cuando cambias de cadena y, oh sorpresa, esta justo en el mejor momento del partido (también) el canal donde cambias a sabiendas que si tu haces eso en casa existe un 99,9% de posibilidades de pillarlo en anuncios, pasando por las risas enlatadas.

Si, propongo que en la siguiente presentación el publico sea virtual, sean carton plumas de toda la vida con pequeños elementos móviles (para que parezcan vivos, aunque da igual) y altavoces con aplausos y risas enlatadas. Total, el publico, la gente, quien lo ve, no importa, no es para quien esta hecho esto. La gente que va ahí son meros actores que han de aplaudir, silbar y sonreír cuando el protocolo lo indica. Porque es un teatro.

Desde aquí es tontería quejarnos de si los equipos son una mierda, de que si no innovan, que si los precios son disparatados, que si a donde van con thunderbolt 3 hasta en la sopa, de que si necesitas adaptadores hasta para conectar tus dispositivos (salvo que sean todos Apple… espera, que tampoco) o que si las aplicaciones son copias de otras aplicaciones de terceros. Aquí criticamos que sea todo un gran teatro.

Y no porque este coreografiado, que también, sino que todo es falso. Cuando hablamos de teatro hablamos de falsedad y eso es una presentación de Apple, falsedad.

Venderte no productos falsos sino falsas expectativas. Hacerte creer cosas que no son, hacerte pensar que eres lo que no eres, hacerte pensar que tu eres el centro cuando el centro son ellos. Eso es falsedad para y por sus usuarios.

Y es que en toda coreografía todo funciona bien a la primera y se consigue lo que se desea por arte de magia, como “el software que venden”, magia para quien lo vea. El problema es la realidad, que no esta coreografiada sino que es variable y diversa… haciendo que esto no funcione, que no sea “completamente diferente como vemos la televisión” (como anuncian con la TV App del AppleTV). Una falsedad. Porque la vida no es maravillosa, no son todo risas y eso, su software no lo controla.

Vender una imagen falsa de un producto es algo normal, montar una coreografía para que ello funcione también es normal, lo que no es normal es que la gente se lo crea. Por suerte, como ha pasado toda la vida, desde que se invento el periódico (“invento”), la radio o la TV el publico madura no aceptando lo que dicen como cierto. Eso esta pasando ahora con las presentaciones de empresas de software.

El publico que asiste esta madurando, de hecho mucho de el ha madurado ya, es critico y se queja. No es que la empresa lo este haciendo mal, es que su publico ha madurado y no se creen estos teatros. Y eso es malo para empresas como Apple porque, si los blogs de contar mentiras no han evolucionado con sus clientes, estas empresas tampoco. Aunque lo de los blogs de contar mentiras sea normal ya que ellos son la cola de la empresa.

Las criticas que estamos leyendo mundialmente (espero que las leáis, son muy divertidas) no son criticas a los productos, son ejemplos de publico más maduro que la empresa a la que se dirigen. Y un publico maduro es un publico sano capaz de mirar otras opciones y soluciones que, como su nombre indica (solución) les valgan mejor. Eso es algo que Apple aun no sabe controlar ya que, como se ve, no cambia su discurso. Le ha funcionado durante tantos años que piensa que, si le ha funcionado antes no hay razón para no pensar que no le vaya a funcionar ahora y siempre… como en la política.

Están aprendiendo a no creerse el teatro, y eso, es es normal y bueno. El mundo de Apple es un gran teatro del cual mucha gente se esta levantando de la butaca y marchando porque no les gusta la obra.