Es la palabra que nos viene, a los redactores, a la cabeza: rechazo.

Seguir leyendo