Ayer se desato la sorpresa, porque quien vive de los rumores solo le gustan aquellos que le hacen tilin y reniega de aquellos que le hacen daño.

Seguir leyendo